Easter challenges

¿Por qué aburrirnos si podemos divertirnos?

Esta Semana Santa hemos preparado algo muy divertido para todos nuestros alumnos de Primaria.
Cada día, desde nuestra plataforma myAgora+ les proponemos una serie de retos que pueden realizar. Estos retos incluyen desde hacer fluido no-newtoniano, hasta una tabla completa de ejercicios, pasando por la elaboración de diarios, lecturas divertidas y hasta un escape room.

Nuestras alumnos, han empezado a compartir con nosotros sus magníficas jornadas, haciendo de esta Semana Santa, una temporada de juegos, desafíos en familia y grandes descubrimientos.

A través de las nuevas tecnologías y las ganas de aprender de nuestros niños y niñas, podemos seguir divirtiéndonos a pesar de la distancia.

“El único deber es el deber de divertirse terriblemente” Oscar Wilde.

 


Pascua y su Easter Bunny

En nuestro país la Semana Santa se vive de una forma muy peculiar, tanto que resulta incluso inverosímil para muchas otras culturas. Este año, por razones graves de salud nuestro país tendrá que celebrarlo de balcón para adentro. Pero ahí es donde entramos los profes, llenos de ilusión y de magia para contaros que La Pascua tiene muchas otras formas de ser celebrada. Cuenta la leyenda que existe un pequeño conejito que todas las primaveras trae ilusión a los más pequeños, a veces con flores, a veces con huevos, a veces con chocolates.. un pequeño granuja que llena cestas de huevos llenos de color y dulzura.
Ésta es la Pascua que ofrecemos este año a nuestros alumnos, una con la que puedan asomarse al balcón buscando la magia mientras mami prepara unas torrijas con canela. Porque la mezcla de culturas y la ilusión hay que vivirla en todos los idiomas sin dejarse nunca evadir por esos recuerdos nostálgicos que abrazan fuerte nuestras raíces.
Para trabajarla nos hemos servido de cuentos, vídeos, canciones y otros recursos dinámicos y didácticos que nos han dejado una idea muy clara y a la vez colorida de este nuevo personaje. Creo que esas orejas largas han estado escondidas por entre nuestros apuntes y pantallas durante toda la semana previa a las vacaciones.
Desde salones remotos enviamos cada día ilusión y enseñanzas. Esta semana la ilusión venía de la mano de un conejito blanco que nos ha sacado más de una sonrisa esperanzadora y para el que hemos realizado en secreto una invitación con forma de huevo que muchos dejarán el domingo en la ventana junto con una zanahoria.
Shhhhhhh…
Creo que oigo saltitos por el tejado…