Reciclo, creo, leo: trabajando fonemas en 5 años

En estos días de concienciación medioambiental que estamos intentando construir entre todos, desde Novaschool Benalmádena, hemos procurado darle una segunda vida a unos plásticos que son bien conocidos por todos y de uso cotidiano: las tapas de los paquetes de toallitas.

Los alumnos y alumnas de 5 años se encuentran inmersos en el aprendizaje de la lectoescritura y hemos pensado en un juego que nos dé pie a trabajar los fonemas (vocálicos y consonánticos) a la vez que vamos pensando y manipulando.

La actividad presentada consiste en ir abriendo pequeñas puertas (creadas mediante las tapas de los paquetes de toallitas) y leyendo los distintos fonemas mientras crean palabras.

Reflexionamos sobre los sonidos de la propia lengua y adquirimos conciencia de sus segmentos sonoros desde un trabajo lúdico.

Presentamos las tablas de puertas tanto en vertical, sobre la pared, como en horizontal, en la mesa de clase.

Los niños y niñas van abriendo puertecitas a la vez que leen y forman palabras. Lo hemos diseñado de tal modo que puedan leer de izquierda a derecha como de arriba abajo.

Salen multitud de palabras distintas y el alumnado juega con la ilusión de lo desconocido, del qué me encontraré detrás de cada puerta.

Y a su vez mostramos cómo podemos crear, a partir de un material, en teoría, de desecho, un juego fantástico. Algo propio, reciclado y divertido. Una educación medioambiental y una educación sobre el consumo, tan importantes como la de la lectoescritura en sí misma.

 


Soy la letra “U”: acercamiento a las letras en 3 años

Basar el aprendizaje en el juego es fundamental, pero en educación infantil es tan importante como respirar.
Acercarse al mundo de las letras es un trabajo difícil, pero puede ser muy divertido, al menos así lo pensamos los niños y niñas de 3 años de Novaschool Benalmádena.
Vivenciar, observar, querer participar, escuchar y tener esa cancioncilla tan pegadiza, que la repites sin darte cuenta, es lo que nos hace pensar que les gusta y es motivador. Que un niño esté motivado es el motor para que todo avance de una forma correcta. Cuando un niño está motivado es mucho más fácil que se sienta atraído por las letras y desee acceder al código cifrado y descifrado de las mismas.
En el aula de 3 años, estamos descubriendo a unas muy importantes, quizás, las que más. Todas cuentan, pero sin las vocales, poco podrían hacer nuestras amigas las consonantes.
A través de muchos juegos y canciones vamos descubriéndolas y aprendiendo ¿Cuál es cuál?
Juego de memory, buscar las que llevan nuestro nombre, darles forma con la plasti, ordenarlas en el cuerno mágico, llevar los coches a las estaciones de la vocal que se pide, relacionar imágenes que tienen dicha vocal, descubrir sonidos cotidianos que las contienen, jugar con nuestra bee bot, saltar cuando hay una vocal en nuestra canción del abecedario, adivinanzas, canciones y muchos juegos más, son el día a día en nuestras actividades de aprendizaje.
Empezamos por las mayúsculas y aquellas que tienen un trazo más sencillo, pero nunca dejamos de recordar el nombre de todas.
Los cuentos e historias con animales son una herramienta maravillosa, que despierta su interés, por eso, con Isa la Iguana, La Urraca Ursulina, la Araña Amanda, el Elefante Ernesto y el oso Octavio, van aprendiendo cada uno a su ritmo, siempre respetando la madurez necesaria para iniciarse en la lectoescritura.
¡¡¡¡Seño, yo todavía no lo he hecho!!!, me encanta cuando me dicen eso.

 


Escribiendo con Sol y Sombra en clase de 4 años

En Novaschool estamos totalmente convencidos de que el aprendizaje de la lectoescritura en los primeros años de vida debe de fomentarse mediante el juego y la vivencia sensorial. Por eso durante la pasada semana, en Infantil, hemos estado creando palabras mediante un juego de sol y sombra.

El profe coloca de manera vertical las letras sobre la mesa y con el reflejo del sol estas se proyectan sobre la misma. Los niños y niñas siguen la guía-sombra de las distintas letras para escribir las palabras que ellos mismos seleccionan. Se trata de un ejercicio más complejo que el de meramente repasar las sombras ya que, también, se tiene que pensar en que letras nos hacen falta, buscarlas y distinguirlas de entre todas las del abecedario y colocar el papel.

Triunfan sobre todas las palabras: “mamá”, “papá”, y los nombres propios, pero algunos también se sueltan con otras palabras y escogen “cole”, “princesa”, “azul”, etc. Cada palabra es, al fin y al cabo, elegida de lo que tenemos en la cabeza y en el corazón. Las cosas que más nos gustan, que más nos motivan, o simplemente que más nos llaman la atención.

Este juego, además, nos da la oportunidad de preguntarnos, entender y comprender el paso de las nubes, puesto que cuando estas tapaban el sol no podíamos realizar la actividad ya que la sombra no se proyectaba en la mesa. Aprovechamos para hablar de las nubes, del ciclo del agua, y de cómo el sol juega un papel fundamental en todo el proceso. Todo esto nos da pie a trabajar los cambios atmosféricos y distintos conceptos climáticos experimentando de la manera más visual posible ¡Mirad todo lo que ha salido de un simple juego de escritura!
Lo pasamos genial y nos lanzamos, sin darnos cuenta, al apasionante mundo de la escritura de una manera muy soleada.