Descubriendo los número ordinales en inglés: Where is my seat?

En Novaschool Benalmádena apostamos por una metodología vivenciada y dando la oportunidad a nuestros alumnos y alumnas de aprender jugando y experimentando en primera persona. En esta ocasión queremos mostraros una actividad con la que hemos trabajado los números ordinales en inglés llamada “Where is my seat?”.

En esta actividad-juego trabajamos los números ordinales del uno al tres más el concepto de último. Para ello entregamos la imagen de un número ordinal o la palabra “last” (último en español) a los cuales hemos asignado un color para que les resulte más fácil su reconocimiento e interiorización. Luego por turnos buscan su sitio en los asientos del “autobús” improvisado que se coloca en el centro del aula. Mientras tanto el resto de compañeros/as observan el juego para reforzar los conceptos que se están viendo y recordar la importancia del respeto por el turno de los demás y prestarles ayuda si fuera necesario.

Mediante este juego pretendemos que los niños y niñas aprendan los números ordinales experimentando en primera persona las posiciones y orden que ocupan ellos mismos y sus compañeros/as. Así logramos que los pequeños/as disfruten aprendiendo un idioma extranjero mientras comparten momentos de juego y aprendizaje con sus iguales, reforzando valores de respeto (del turno), ayuda a otros (cuando otros no encuentran su sitio), etc.

Por último, no podemos olvidar la importancia de la música y lo mucho que sirve de ayuda en la adquisición de una legua extranjera. Por ello terminamos la actividad cantando “The wheels on the bus” animando a los niños y niñas a formar una fila y realizar los gestos que se van describiendo en la canción. ¡Una forma perfecta para terminar con alegría la actividad!

 


El olor de las viejas historias sobre papel: la máquina de escribir en 3 años

En clase de 3 años estamos afianzando el reconocimiento de las vocales y algunas consonantes. Además de aprender a escribir las grafías cada vez mejor, es fundamental este reconocimiento para asentar las bases de un futura lectura comprensiva en años sucesivos.

Así bien, se nos ha ocurrido que una manera muy sensitiva de poner este reconocimiento en marcha es desempolvar la vieja máquina de escribir del Profe Andy y darle a las teclas para ver qué sucede.  Las máquinas de escribir ¿Dónde fueron a parar? Letras con sabor a añejo, con olor a viejas historias sobre papel, y con secretos que solo esas teclas conocen.

Para empezar comenzamos dialogando sobre este invento. Preguntamos si alguien sabe lo que es y aprendemos que su origen es muy antiguo. Eran muy usadas para escribir cartas, noticias, y un sinfín de textos. Después el ordenador las arrinconó a un lado y dejaron de estar tan presentes en nuestro día a día. Es un medio de comunicación como otros tantos, ya que reproduce información.

Muchas de nosotros jamás habíamos visto una. Ha sido curioso comprobar la manera en que al presionar sobre una tecla (o tipo), esta se imprime directamente sobre el papel ¡Parece magia! Un salto más allá de lo virtual de tablets, ordenadores y móviles a los que estamos acostumbrados, hacia algo analógico muy diferente. Hacemos probaturas con nuestros nombres, buscamos las vocales y jugamos a plasmarlas en el papel, creamos con ayuda del profe distintas palabras… Y después extraemos el folio de la máquina y observamos atónitos, todo lo que nosotros (sí nosotros, aunque esa letra no se parezca a nuestra letra) hemos sido capaces de escribir y de crear.