La educación sensorial en educación infantil

En la Educación Infantil, la educación sensorial cobra gran importancia para que los más pequeños se desarrollen correctamente.

Y es que la educación sensorial se centra en trabajar los sentidos en sus edades más tempranas, para que puedan comprender, manejar y usarlos adecuadamente.

La exposición a los estímulos permite construir y despertar los sentidos, tomar conciencia de ello y ajustar su equilibrio.

Los principales objetivos de la educación sensorial son:

  • Mejora de las capacidades sensoriales.
  • Fomento de la rapidez de transmisión sensorial y de la respuesta a estos.
  • Fomento del desarrollo cognitivo gracias a una correcta educación sensorial.
  • Desarrollo de la discriminación de estímulos sensoriales usando los cinco sentidos.
  • Capacidad de estructurar la información que recibe a través de los sentidos
  • Conocimiento del entorno y los elementos que la componen, a través de los sentidos y el contacto directo con estos.

Se pueden plantear diversas actividades como:

  • Tableros con distintas texturas o puzles con distintas texturas para que sientan a través del tacto las distintas percepciones.
  • Crear una cabaña multisensorial:  se trata de un lugar tranquilo adaptado para el desarrollo de la curiosidad.
  • El toca y pasa: con pelotas, tienen la particularidad de estimular el sentido propioceptivo, es decir , la conciencia de uno mismo además de integrar la potencia muscular necesaria para sujetar el balón.

 

Teniendo esto presente el profesor será el organizador de las actividades para que se produzca el desarrollo sensorial en los más pequeños, trabajamos las sensaciones teniendo cada alumno/a la libertad para explorar y descubrir diversas experiencias sensoriales.

Estas actividades han de adaptarse a las capacidades y características concretas de cada niño/a. Siendo el juego, el principal medio canalizador de todo esto.

Es en las etapas más tempranas del niño cuando se debe potenciar la educación sensorial.

La riqueza de estímulos sensoriales beneficia el desarrollo del pensamiento, la inteligencia y el lenguaje. Permite al pequeño explorar el ambiente y comprender mejor lo que sucede en su entorno. Mejoramos los vínculos con otras personas y estrechamos lazos.