Importancia y beneficios de la lectura en Educación Infantil

Hoy queremos hablaros de los beneficios de la lectura en Educación Infantil, pues leemos, leemos constantemente; pero la lectura tendría que ser una actividad que todos los niños tuviesen incluida en su rutina diaria desde edades muy tempranas. Padres y profesores tenemos que hacer un esfuerzo para sentarnos con ellos en algún momento y leerles, que manipulen los libros para que aprendan que no se chupan, no se comen, no se rompen, que su utilidad es grande.

Libros en español, libros sin texto, libros en inglés… cuantos más libros lee un niño más crece su interés por la lectura, por ello, queremos centrarnos en los beneficios de la lectura en Educación Infantil. Si conseguimos que los niños amen leer, veremos cómo disfrutan de la experiencia y adquirirán un hábito enriquecedor y les estaremos proporcionando “armas” de carácter intelectual para enseñarlos a deducir, ser críticos, tener capacidad de análisis y síntesis, etc. Porque leer, si se hace correctamente, es un ejercicio de comprensión fundamental.

En Novaschool estamos convencidos de la importancia de empezar con este trabajo desde el primer ciclo de infantil y por ello hemos ido formando poco a poco una biblioteca adecuada para nuestros pequeños.

Lo importante es asociar siempre la lectura con momentos de entretenimiento y diversión hasta que poco a poco sintamos que no podemos dejar de leer, entonces, la motivación y el interés estarán servidos.

Los libros que prefieren nuestros pequeños deben tener ciertas características:

  • Ilustraciones brillantes, para que las pueda ver bien y capten su atención: por ejemplo, una única imagen por página sobre un fondo blanco.
  • Formatos que pueda manipular y que sean resistentes: de tela, de plástico blando (para la bañera) o de cartón duro con los cantos redondeados. ¡Y dimensiones reducidas!
  • Para ser cantados o con onomatopeyas, retahílas, rimas o repeticiones sencillas. Siempre ligados a la oralidad y que inviten al recitado y al juego corporal. Así podremos trabajar la musicalidad del lenguaje.
  • Texto breve, claro y muy simple. Por ejemplo, una única palabra por página o incluso sin texto.
  • La letra muy grande y si son en mayúsculas mejor, pues serán las primeras letras que aprenderá.
  • Cuentos con objetos conocidos o acciones cotidianas: irse a dormir, el baño, comer, saludar…
  • Les suelen gustar con fotografía reales (de niños o animales) y con sonidos o texturas.
  • Libros-juguete, con formatos sorprendentes y muy interactivos.
  • ¿Sabíais que al leerle a nuestros peques estimulamos su lenguaje, comprensión e imaginación, y conseguimos relajarlos creando lazos muy fuertes? Y éstos tan sólo son algunos de los beneficios, pero podríamos mencionar muchos más:
  • El escuchar cuentos hace a los niños más reflexivos, ya que en éstos el niño siempre hallará un mensaje que los lleve a comprender la forma en que deben actuar y comportarse, a saber distinguir entre lo bueno y lo malo.
  • Le ayuda a combatir sus propios miedos y temores.
  • Los cuentos constituyen una de las bases para el desarrollo intelectual del niño.
  • Se estimula la memoria e inquietud por expresar las cosas de diferentes formas.
  • Se desarrolla y amplía la capacidad de percepción y comprensión.
  • Incrementan la sensibilidad.
  • Fomenta la lectura y el amor por los libros.
  • Los niños aprenden más palabras y su vocabulario cada vez es más amplio.
  • Es un método muy efectivo para tranquilizar a peques sobre todo cuando los vemos muy inquietos y nerviosos.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • A través de lectura de cuentos los peques pueden aprender mucho: historia, vida humana y animal; letras, colores, números, palabras en diferentes idiomas, etc. y todo ello de forma muy divertida.

La lectura es una de las formas más completas y genuinas de “hacer magia” y nosotros no queremos privar a nuestros peques de esta experiencia.