La vuelta al cole

Ya casi hace un mes de la vuelta al cole en este curso un poco atípico y la nueva “normalidad” ya se ha instaurado en nuestro colegio, en las aulas y en los patios permitiéndonos seguir disfrutando de la maravillosa aventura del aprendizaje

En esta nueva vuelta al cole las puertas se abren antes de las 9 de forma escalonada cumpliendo un estricto protocolo de horarios y ya están allí… Muchos con cara de sueño, ilusión y con su mascarilla puesta, queriendo ser los primeros en entrar y lo hacen corriendo ¡Cada vez traen mascarillas más chulas y originales!

Esperan con paciencia mientras les tomamos la temperatura, algunos se ponen bizcos mirando la pistola en su frente y les sigue resultando divertido; otros vienen desde la puerta sujetándose el flequillo para que sea posible la medición. A continuación les echamos gel hidroalcohólico. Ahí dan comienzo cinco horas de mascarilla ininterrumpidas… ¡y no se quejan! No se las quitan jamás, aunque duelan las orejas.

Los miramos con cara de admiración, siguen dándonos ejemplo desde aquella confinación y encierro obligatorio, donde estuvieron trabajando sin quejas. Efectivamente las tienen aprisionadas y aplastadas, les enseñamos que los profesores somos de carne y hueso, las nuestras también están rojas y camino de ser de soplillo y nos reímos…y a otra cosa, mariposa. A algunos se les sale la nariz, les hacemos un gesto y se dan por aludido subiéndose la mascarilla. Los ves correr, sudar, caer y levantarse y ninguno se quita la mascarilla. Están resfriados y siguen con ella a pesar de la congestión nasal. Se lavan y se desinfectan las manos innumerables veces. Por fin, al final de la jornada, reciben la última dosis de gel. Ni una queja, ni una transgresión de la norma.

Ahora cada día nos sonreímos con la mirada y a pesar de las circunstancias hay que darle de nuevo las gracias a todos estos niños y niñas por adaptarse tan bien a un mundo loco…

No sabéis cómo echábamos de menos vuestras risas en el aula y la complicidad que surge en ella con las charlas y bromas de siempre. Separados pero juntos de nuevo…