Siempre parece imposible hasta que se hace

Entre las múltiples cosas que hemos perdido al no tener nuestra anhelada normalidad, quedan las salidas didácticas, los viajes, las fiestas fin de curso y los actos de graduación, principalmente enfocados a los finales de ciclo.

Pero que no disfrutemos de un ágape final que certifique el camino académico recorrido, no quiere decir que no pueda dejarse constancia, y es aquí donde nos planteamos hacer algo diferente para nuestro alumnado de sexto de primaria.

Una ceremonia sin abrazos pero cargada de cariño y simbolismos que lo convirtieron en un acto inolvidable. ¡Qué gracioso ver cómo agachaban sus cabezas para que les colocásemos su beca!

Un espacio para expresar sentimientos de agradecimiento y reconocimiento a ambos lados de las pantallas que dan color a muchas experiencias juntos y aprendizajes bidireccionales que nos han hecho crecer mucho a todos.

No somos de finales, quizá por eso no sentimos tanto no haber tenido viaje fin de curso. Nos quedamos con “nuestro viaje juntos”, el que hemos disfrutado durante todos estos años, en nuestro cole, con los profes, los compañeros, el personal no docente… ¡qué mejores compañeros de viaje!

Vuestra ceremonia sorpresa de graduación, comenzó como una “supuesta” clase de matemáticas donde íbamos a trabajar el número . Este día solo trabajamos la característica de ese número que hace referencia al cariño que sentimos por todos vosotros, relacionado con el infinito…

¡Empieza vuestra nueva aventura en secundaria! ¡ENHORABUENA!

¡Ah! Y recordad:

Siempre parece imposible hasta que se hace (Nelson Mandela)