1, 2, 3… Straws in the cup

Esta semana en nuestro colegio bilingüe, los peques de tres añitos están aprendiendo a distinguir la grafía de los números del uno al tres y la cantidad correspondiente a cada cifra en inglés a través de la actividad “1, 2, 3… Straws in the cup”.

Empezamos la clase repasando los números del uno al diez con la canción “1, 2, 3, 4, 5 Once I caught a fish alive” y a continuación cantamos la canción “Five little monkeys”. De esta manera, logramos captar la atención de los pequeños que a estas edades todavía les cuesta concentrarse y más aún cuando lo que se les plantea es en un idioma que no es el materno. Así mismo, la música les ayuda a memorizar más fácilmente y a adquirir el nuevo lenguaje de forma lúdica, dinámica y natural.

En qué consiste la actividad.

Cogemos tres vasos de plástico, cada uno de los cuales tiene un número del uno al tres escrito en la parte exterior y algunas pajitas de colores. Les explicamos que para “beber” del vaso necesitamos colocar pajitas dentro, pero sólo tantas como indique el número escrito fuera del vaso.

Tras la explicación volvemos a nuestras sillas y de uno en uno vamos intentando realizar la actividad. Les ayudamos con el conteo para que cuenten en voz alta cada vez que cogen un vaso y leen el número escrito. De esta forma comprenden poco a poco que deben comenzar desde el número uno cada vez que cogen un recipiente nuevo, puesto que no pueden seguir con el conteo desde el último número que dijeron. Así, mediante la repetición y manipulación, lograremos que adquieran estos conceptos de un modo experimental, visual y divertido.

Además, hay que destacar que este ejercicio también nos sirve para reforzar el aprendizaje de los colores en inglés ya que las pajitas tienen diversos tonos, los cuales vemos en las asambleas diarias de clase. Por otra parte, en esta actividad guiada nos gusta dejar que los alumnos y alumnas tengan una parte en la que puedan elegir por ellos mismo. Esto se lleva a cabo mediante la libre elección de los colores de las pajitas, respetando sus gustos y preferencias además de fomentando su autonomía.